Así lo declaró la Organización Mundial de la Salud al declarar que el Zika no es una emergencia,  por tanto llegó a su fin como enfermedad de amenaza internacional.

David Heymann, director del comité de emergencia de la Organización Mundial de la Salud ha afirmado que a pesar de que ya el virus no es una emergencia, todavía debe seguirse tomando las medidas necesarias para que no vuelva a afectar la salud de los ciudadanos en el mundo. Los primeros países que fueron afectados han tomado medidas preventivas en el asunto.

En Brasil y Estados Unidos se han vinculado la presencia del virus del Zika con el incremento de neonatos con microcefalia, por lo que se espera que ahora que el Zika no es una emergencia internacional, estos casos se reduzcan considerablemente. Sin embargo, en otros treinta países se registraron otros casos de defectos en los niños, por lo que se realizan las investigaciones necesarias para descartar que tengan relación con el virus.

A pesar de que su inicio se presume en Brasil, el Zika ha evolucionado hasta el punto de haber arrasado en el mundo, convirtiéndose en una epidemia.

Zika no es una emergencia, pero hay que tener cuidado

Hay que recordar que el virus del Zika se ha catalogado como alerta publica. Su vía de contagio es a través de la picadura del vector Aedes aegypti y mediante contacto sexual con una persona que tenga el virus activo.

En vista de que no se conoce hasta los momentos vacuna alguna para el virus, se debe tener las previsiones necesarias para el contagio del virus. A pesar de que la OMS ha declarado que baja de nivel de emergencia internacional, sigue siendo una amenaza importante y duradera, no que lleva a especular que todavía no debemos olvidarnos de este virus, ya que podría volver a afectar la salud de todos.

Dejar respuesta