Si eres de los que cada año padeces uno o dos resfriados durante el invierno, conviene que prestes atención a estos consejos que pueden ayudarte a evitarlos este invierno.

Aunque según la Organización Mundial de la Salud, a veces resulta inevitable caer finalmente en un constipado, es cierto también que seguir determinadas pautas de comportamiento pueden ser eficaces para eludir el temido virus.

El resfriado se contagia principalmente a través del contacto directo y lo que está claro es que no podemos aislarnos del mundo. Por eso, el Centro del Resfriado Común de la Universidad de Cardiff ha establecido determinadas pautas que debemos seguir para poder evitar enfermarnos de una gripe o un resfriado.

Estresarse demasiado o acudir a sitios cerrados concurridos no son buenos aliados

Debes evitar los espacios cerrados que suelen estar concurridos, como los aeropuertos, hospitales o transportes, y si no tienes más remedio que hacerlo, siempre debes lavarte la manos varias veces en el día con agua y jabón, frotando al menos durante 20 segundos cada vez que lo hagas.

También debes intentar no tocarte la cara demasiado, sobretodo los ojos, la nariz y la boca, pues son zonas muy sensibles, ya que por ahí entran estos organismos.

El estrés tampoco nos ayuda, pues cuando estamos más nerviosos, nuestro sistema inmunológico se debilita y hace que seamos más propensos a contagiarnos. Además, el estrés crónico hace que las infecciones por resfriado sean más fuertes.

El descanso es algo fundamental, al igual que estar relajado. Con ello, nuestras defensas están protegidas y al mismo tiempo, seremos menos propensos a ser atacados por el virus del resfriado o la gripe.

Ni que decir tiene fumar o beber alcohol, pues existen más posibilidades de contraer un constipado y además que se agrave la inflamación.

Consume ajo y yogur, ya que son dos alimentos importantes para reforzar el sistema inmunológico. Los yogures con altas dosis de probióticos como el Actimel, harán que evitemos en gran medida los resfriados y además otras enfermedades bacterianas. El ajo es un potente antibiótico natural.

Dejar respuesta