El Reino Unido insistió ante España en que “sigue comprometido” con envolver a Gibraltar en las negociaciones con la unión europea y el Brexit para puntualizar su desunión del club comunitario, informaron fuentes diplomáticas británicas.

De esa manera lo señaló el ministro británico para el Brexit, David Davis, que se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis y la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría. La cita tenía como objetivo informar acerca de las medidas que está tomando el Gobierno británico para la realización del art. 50 que se encuentra en el Tratado de la Unión con el que pretende iniciar el proceso de desconexión, que se alargará dos años como mínimo.

En esa reunión, la diplomacia española planteó el asunto de Gibraltar. El enfoque Mariano Rajoy es que Londres no está en la posición de negociar con la unión europea un estado en específico para Gibraltar en la escena postBrexit, así que la única posibilidad existente, para que Gibraltar quede dentro de la unión europea es que Madrid y Londres a las negociaciones con la fórmula de la cosoberanía.

Gibraltar se aferra a Europa

Gibraltar votó a favor de quedarse en Europa y está presionando para que puedan conservar una relación con la Unión Europea mayor de la que tendrá Londres cuando deje el club. El ministro Davis dejó claro al respecto, que la perspectiva del gobierno británico concerniente a la soberanía no ha cambiado. Londres sigue rechazando cualquier proceso que contemple una negociación bilateral con España si esta no cuenta con el consentimiento de Gibraltar. Esto puede generar nuevos conflictos entre Reino unido – España.

Los tres concordaron en lo más importante para toda la parte que se lleve a cabo un proceso ordenado y tranquilo, y mostraron un compromiso claro para hacer más fuerte la relación bilateral en un número de áreas bastante amplio, informó la Embajada británica en un aviso.

Davis manifestó que su voluntad es “asegurar” en el proceso “relaciones productivas, fuertes y positivas con nuestros vecinos más cercanos” y añadió que el Reino Unido enfrenta los convenios con “el deseo de que la unión europea tenga éxito económica y políticamente y un espíritu de buena voluntad”.

Dejar respuesta