Fidel Castro fue en la política internacional un elemento constante por más de 50 años sin embargo las opiniones morales en el momento de criticar lo que su liderazgo significó para Cuba. Debido a esto los líderes mundiales tuvieron que decidir si asistir o no al funeral del revolucionario.

Algunos se mantendrán alejados

Lo más sorprendente, si consideramos la larga amistad entre entre estos países, podría ser que el presidente de Rusia Vladímir Putin no asistirá al funeral de Castro. En lugar de, Vyacheslav Volodin, presidente de la Duma rusa fue el que viajó a La Habana. Un poco Menos sorprendente fue la decisión de Barack Obama el presidente de Estados Unidos.

Contrariamente de las que llevó a cabo Obama en pro del restablecimiento de las relaciones entre ambos países, el expresidente la isla del Caribe resulta una figura divisora para los cubanoesta-dounidenses, quienes escaparon de su mandato. De esta manera, la Casa Blanca no va a enviar una delegación oficial. En lugar de ellos van a asistir al funeral Ben Rhodes el asesor presidencial para la seguridad nacional y Jeffrey DeLaurentis, responsable de la embajada en Cuba.

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, es el único líder de la UE que confirmó su asistencia. Teresa May la primera ministra del Reino Unido, François Hollande el presidente de Francia y Ángela Merkel la canciller alemana no asistirá, aunque aseguraron que enviarán representantes en nombre de sus gobiernos.

Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá, fue de los pocos líderes del occidente que hizo público publicó un mensaje de lamento ante la muerte del mandatario revolucionario pero tampoco viajará a la isla. David Johnston, gobernador general canadiense sí estuvo presente en el evento que fue organizado en la Plaza de la Revolución de La Habana. Es impresionante la reacción de algunos presidentes que, siendo “amigos compatriotas” de Fidel, no asistieron a su Funeral.

Dejar respuesta